1-¿Cómo empezaste a escribir?

 

Empecé a escribir cuando iba al instituto, para conquistar a una chica que me gustaba. Yo tenía unos catorce años. Escribía poesía, imitando a Juan Ramón Jiménez, Bécquer, Antonio Machado… Un buen día aprendí a tocar la guitarra. Le ponía música a los poemas de autores famosos o a mis propios poemas. En la Universidad publiqué mis primeros poemas. Luego empecé a ganar premios de poesía y publiqué varios libros. Después me pasé al teatro y a la prosa. Ahora estoy más metido en las novelas. Me gusta cualquier género literario y me siento bien con todos los proyectos que me surgen.

2-¿En qué te sueles inspirar al escribir un libro?

 

Me suelo inspirar bastante en la vida cotidiana, la de todos los días. A nuestro alrededor hay historias, anécdotas, personas con algo que decir, algo que le ha ocurrido… Un vecino, un amigo, un familiar… Cualquiera tiene una historia que contar. Lo que hago es fijarme en lo que me rodea. También me ayudan las noticias que leo en la prensa o que veo en la tele, en cosas que me cuenta la gente… Y luego está la imaginación. Hay que tener bastante imaginación para escribir, es lógico.

3-¿Cómo conseguiste publicar tus libros?

 

Comencé a publicar libros gracias a la obtención de premios literarios. Sobre todo, en poesía, que era el género que yo cultivaba al principio. Gané los premios siguientes: José Agustín Goytisolo (Barcelona), Ciudad de Torrevieja (Alicante), Leonor (Soria), Ateneo Jovellanos (Gijón), Blas de Otero (Madrid), etc. Así iba publicando libros que eran muy bien valorados por el público y la crítica especializada, y los editores me conocían y apreciaban… Luego resultó fácil pasar a otros géneros…

4-¿Qué consejo darías a alguien que quiere ser escritor?

 

Daría varios consejos: hay que ser buen lector, hay que trabajar mucho, hay que corregir lo que se escribe muchas veces, hay que tener paciencia y tenacidad, hay que confiar plenamente en uno mismo, hay que tener humildad para aceptar críticas y saber que siempre estamos aprendiendo, hay que luchar siempre. No hay que rendirse jamás.

 

5-¿De dónde sacas los nombres de los personajes?

 

A veces los saco de personas que conozco (amigos, familiares, alumnos, vecinos…). A veces me los invento. Cuando escribo una novela suelo poner nombres provisionales y luego, sobre la marcha, los cambio, según la personalidad, las circunstancias…

6-¿Cuál es tu personaje favorito de “Deja en paz a los muertos”?

 

Me quedo con Irene Villena, la hermana pesadísima y sabihonda del protagonista. Es un contrapunto divertido, que le da a la novela frescura, dinamismo, humor… Creo que es un personaje con mucha fuerza.

7-¿De todos los libros que has escrito, cuál ha sido el que más te ha gustado?

 

Pregunta difícil de responder. Cada libro es un hijo y estoy orgulloso de todos mis hijos y libros. No voy a dar nombres, porque me parece que todos los libros que he escrito forman parte de mi vida. Sería injusto. Además, cuando escribo un libro me dejo la piel en el proceso, así que desde aquí les doy un abrazo a todos mis libros.

8-¿Piensas escribir tercera parte de “Deja en paz a los muertos”?

 

Por supuesto. Hay que decir que hay una segunda parte, titulada La sepultura 142. También está teniendo mucho éxito. No puedo negarme a seguir escribiendo de Daniel Villena, el protagonista. Los lectores me lo piden. Y yo mismo estoy enganchado. Me lo paso muy bien con estos personajes y con este tipo de novelas. Sí. Habrá trilogía. Palabra.

9-¿Tienes planeado algún nuevo libro? ¿Puedes adelantar alguna novedad si es así?

 

Sí. Mi próxima novela saldrá después de Navidad. Se trata de una novela juvenil, de misterio, intriga, suspense, muy en la línea de Deja en paz a los muertos. Creo que va a ser una novela que gustará mucho. Se titulará Clara en la oscuridad y trata sobre un muchacho que viene a vivir a una ciudad de la costa, procedente del interior. Su tía acaba de quedarse viuda y está sola y deprimida. En la nueva ciudad, el protagonista va a vivir una aventura increíble.

 

10-¿ Qué es lo más gratificante y lo más frustrante de su profesión?

 

Además de escritor, soy profesor de instituto. Lo más gratificante son los alumnos que estudian, leen, escriben, participan, quieren aprender y crecer como personas. Alumnos que hacen que tu trabajo tenga sentido. Lo más frustrante es la burocracia, el montón de papeleo, la actitud de la administración y de los políticos, que hacen de la educación un arma electoral. A pesar de todo, la profesión de maestro es una de las más hermosas del mundo.